Opinión

Soberanía energética

Qué expresión más desgastada y utilizada de acuerdo a los intereses de cada ponente que habla sobre el tema de ITAIPU, entre ellos las próximas negociaciones.

Ing. Humberto Berni

Hay un proverbio chino que dice “Regala un pescado a un hombre y le darás alimento para un día, enséñale a pescar y lo alimentarás para el resto de su vida”.

Aplicando este concepto sobre el tema de ITAIPU, la mayoría de las opiniones que escuchamos a diario hablan de “regalar el pescado” y recibir las migajas correspondientes, es decir, tratar de “comercializar“ nuestra actual energía disponible en el mercado exterior.

Enseñar a pescar, podría ser, utilizar toda nuestra energía disponible, que nos corresponde e ir dándole valor agregado, relativamente, permanente a esa energía eléctrica barata, generando industrias que van a producir fuentes de mano de obra, generación de impuestos, se moviliza la economía contribuyendo al desarrollo económico y social del país, atrayendo más inversiones para el Paraguay.

En fin, ir pensando en utilizar lo nuestro
Un fabricante de autos eléctricos tiene como slogan “por la revolución de la matriz energética mundial “y nosotros no podríamos plantear “¿por la revolución de la matriz energética nacional?”, más aún teniendo con qué hacerlo.

Otros dicen, nos falta “infraestructura”, media verdad, en el caso de Itaipú está todo construido como para disponer de toda nuestra energía en el territorio nacional, a través de la subestación margen derecha.

Que se instalen las industrias en las zonas adyacentes a la Central hidroeléctrica, como muy bien lo está planteando esta industria de Hidrógeno Verde (H2V) que se va instalar próxima a Itaipú. Traigamos 5 empresas similares y ya estaremos prácticamente utilizando toda nuestra energía disponible con generación de empleos permanentes y otros beneficios más.

Mucho más productivo que vender nuestra energía, que sólo beneficiaría a las comercializadoras con sus asociados.

Somos uno de los pocos países que podemos hablar de una “Autonomía Energética” en la región; nos podríamos tornar en el mayor productor de Hidrógeno Verde del mundo.

Generando 4.200.000 toneladas de hidrógeno por año (Ing. Bogarín, director del PTI).

No necesariamente se deben construir líneas de transmisión, como condición, sine quanum, para “traer” nuestra energía; que se instalen las industrias próximas al lugar de generación y de paso se ahorran los gastos de las líneas de transmisión extensas.

Por qué a nadie se le ocurre liberar el equivalente a la potencia nominal de 2 turbinas de Itaipú - 1.400 MW, ¿cómo? cambiando 280.000 duchas eléctricas de calentamiento instantáneo (promedio 5 kW por ducha x 280.000 usuarios ) = 1.400 MW.

No va a ser fácil. Sin embargo, es posible, hay países como Israel, donde el agua caliente sanitaria proviene en un 90 % de calentadores solares térmicos.

Es posible pensar en hacer algo similar por aquí. ¡Sí se puede !