n nn m

Compartir

¿Qué oculta la Nota Reversal que firmaron Loizaga y Faurie?

El jueves 28 de setiembre último, fieles a la “diplomacia entre cuatro paredes”, estilo que aplicaron estrictamente a lo largo del proceso de negociación del Acta de Entendimiento sobre el funcionamiento de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY), que formalizaron los presidentes Horacio Cartes y Mauricio Macri el 4 de mayo pasado, los ministros de Relaciones Exteriores de nuestro país y de la Argentina, Eladio Loizaga y Jorge Faurie, suscribieron e intercambiaron en Asunción las Notas Reversales que habrán de modificar las disposciones del Anexo C del Tratado que rige el proyecto binacional.

Lo curioso de este proceso es que hasta hoy, varios días después del acto de firma y canje de las copias del instrumento diplomático de referencia, el canciller Loizaga optara por escamotearla a la opinión pública con la excusa de que a él no le gustaría que los senadores, destinatarios finales del documento, se enteren de su contenido a través de la prensa.

Debe admitirse empero, que tanto el canciller como el director de la Entidad Binacional, Ing. Ángel María Recalde, intentaron tranquilizar a la ciudadanía explicando que la Nota Reversal, en definitiva, incorpora la suma de acuerdos que engloba el Acta de Entendimiento Cartes y Macri. No obstante, si esta versión se ajustase estrictamente a la verdad, la excusa de Loizaga perdería toda base de sustentación, porque los legisladores ya conocen, así como gran parte del pueblo paraguayo, los artículos del Acta del 4 de mayo del 2017.

La poco transparente decisión del ministro Loizaga se agrava aún más si se considera que el documento que firmó con su par argentino el 28 de setiembre pasado, según sus declaraciones, no lo remitirán a consideración del Senado antes de que se diriman las diferencias domésticas del Partido Colorado, situación que presumen alcanzarán luego del 17 de diciembre próximo, fecha de las elecciones internas de la Asociación Nacional Repúblicana (ANR).

Más de 3 años de atraso
El numeral IX del Anexo C del Tratado de Yacyretá establece un plazo de 40 años para la revisión de sus disposiciones. Este plazo caducó el 27 de marzo del 2014 y el Acta de Entendimiento que suscribieron los presidentes Cartes y Macri fue sólo un primer paso, porque esta herramienta no sirve para modificar el Tratado, aprobado por la Ley 433/73. Eso explica la necesidad de un instrumento diplomático como la Nota Reversal, firmado por los cancilleres y, finalmente su sometimiento a la aprobación o reprobación de la Cámara de Senadores.

Normas constitucionales deben ser cumplidas
"Quiero señalar que aún tenemos un camino que llevar adelante, conforme a las normas constitucionales, pero estamos seguros de que el instrumento que hoy suscribimos por Notas Reversales es un acuerdo que beneficia a ambos países, tanto al pueblo del Paraguay como de la Argentina, y por sobre todo, con una vista hacia el futuro", apuntaba Loizaga, confirmando que el proceso descripto en los párrafos precedentes debe seguirse estrictamente porque así lo manda la Constitución Nacional.

Argentina apunta a más unidades generadoras
A su turno, el ministro argentino de Relaciones Exteriores explicaba a los periodistas compatriotas que "Yacyretá debe ser un generador adicional de energía en las máquinas que tiene instaladas y por instalar, y para convertirlo en un proyecto que nos dé eficiencia y eficacia energética en beneficio de paraguayos y argentinos, y por demostrar que lo hemos logrado, abrir las puertas para que llevemos otros emprendimientos; desde ese punto de vista celebro muchísimo lo que hoy hemos logrado".

Faurie incorporaba en su discurso la decisión de sumar unidades al actual parque productor de la EBY, posibilidad admitida por el Tratado, así como la de encarar otros emprendimientos, como la Central Hidroeléctrica que construirán en las inmediaciones del actual Vertedero del Brazo Aña Cuá del río Paraná del complejo hidroeléctrico, obra que no está prevista en el Tratado, tampoco en su Anexo B, razón por la cual tropieza con serias objeciones planteadas por legisladores y juristas, así como por especialistas del sector Energía de nuestro país, cuyos argumentos se sustentan en una correcta interpretación del Tratado, así como de la Constitución Nacional.

Reivindicación incompleta
Si la nueva Nota Reversal recoge fielmente el contenido del Acta del 4 de mayo de este año, tal como lo señalaron Loizaga y Recalde, recordemos que este documento sólo permite el ajuste de la compensación por cesión de energía, que con mucha irregularidad paga hoy la Argentina a nuestro país, a aproximadamente US$ 10,5/MWh. Nada dice acerca de la histórica reivindicación nacional de la libre disponibilidad de su excedente en Yacyretá, para aprovecharlo en su territorio o venderlo inclusive al sistema eléctrico argentino si los precios que ofrezcan lo justifique.