Carta al Lector

Acertada propuesta del canciller sobre ITAIPU

El canciller Luis Castiglioni afirmó que el Paraguay planteará al Brasil no simplemente una revisión del Anexo C del Tratado de ITAIPU, sino también disponer de toda la energía eléctrica, para poder comercializarla a otros mercados, que podrían ofrecer mejor precio por la energía eléctrica de la binacional.

El canciller aseguró que la mitad de la generación de la Central Hidroeléctrica de ITAIPU le pertenece por derecho al Paraguay, por consiguiente, es una seguridad de que se va a pelear por lo que en justicia nos corresponde.

Castiglioni aclaró que hoy la ANDE aún no puede consumir el 100% de la electricidad de ITAIPU puesto que la demanda local todavía es baja. No obstante, para el canciller eso no impide que nuestro país pueda contratar toda la producción paraguaya, para sacar mayores beneficios; es decir, vender a los compradores que mejor pagan.

La propuesta del canciller es muy acertada, debe ser la postura del Gobierno Nacional en las negociaciones con el Brasil, y acompañada por la ciudadanía en general.

Como se sabe, el saldo de la deuda de ITAIPU en el 2023 será cero. Con este panorama, la contratación de la potencia disponible tendrá una rebaja del más del 60 % del precio actual, es decir, de los 22 US$/kWmes que está costando actualmente, pasaría a costar sólo 9 US$/kWmes.

La contratación de la totalidad de la potencia disponible en ITAIPU, es decir el 50 %, a partir del 2023 tendrá un costo estimado de US$ 650 millones anuales, un monto no muy significativo, atendiendo que actualmente la ANDE desembolsa unos US$ 350 millones de dólares anuales por 21 % de la potencia que contrata.

Esta disminución en el costo de la contratación de la potencia disponible en ITAIPU permitirá a la ANDE disminuir la tarifa de energía eléctrica, beneficiando de esta manera a los usuarios en general, e incentivar la inversión en nuevos emprendimientos industriales, que generarán puestos de trabajo para la gente.

Pero es sabido que el Paraguay, antes del 2030 difícilmente consumirá toda la energía que le corresponde en ITAIPU, por lo que nuestro país debe comenzar a realizar inversiones en su infraestructura eléctrica, a diseñar estrategias para comercializar el excedente energético en otros países, y que debe apuntar principalmente en lograr mayores beneficios que las compensaciones pagadas por el Brasil por la cesión de nuestra energía.

.