Carta al Lector

Itaipú y Yacyretá deben también otorgar becas para carreras técnicas


En una reciente nota dirigida al presidente de la República, Mario Abdo Benítez, le propusimos que las entidades binacionales (Itaipú y Yacyretá) otorguen una parte de los recursos económicos que destinan para becar a estudiantes, a centenares de jóvenes que egresan de colegios secundarios que desean estudiar carreras técnicas dictadas por Institutos Técnicos Superiores, habilitados por el Ministerio de Educación y Ciencias (MEC).

Fundamentábamos nuestra propuesta con cinco razones, que creemos, son absolutamente atendibles. Las razones expuestas son las siguientes:
1.- La aguda escasez de técnicos superiores, con alta demanda de parte de las empresas electromecánicas y otras industrias de nuestro país.

2.- La salida laboral, inclusive de los técnicos superiores recién egresados, la experiencia lo demuestra, es inmediata, un hecho que, sin duda, contribuye a la superación del vigente problema de desempleo de nuestros jóvenes.

3.- Las carreras técnicas duran solo dos años, por consiguiente cualquier programa que busque mejorar la oferta de mano de obra calificada al aparato productivo nacional y, fundamentalmente, paliar la crisis del desempleo juvenil no puede, no debe soslayar propuestas de esta naturaleza.

4.- La inversión requerida para la formación de técnicos superiores es mucho menor que la que exige cualquier carrera universitaria, con esta salida se dará oportunidad de estudio a una mayor cantidad de jóvenes con recursos limitados e inclusive no pudientes.

5.- La decisión de incentivar este tipo de opciones y principalmente de becar a los egresados de la media que hayan optado por carreras técnicas, que ofrecen un oficio digno, permitirá asimismo una rápida salida de la pobreza de muchos de ellos, a través del desarrollo personal y profesional.

No estamos proponiendo que las entidades binacionales sumen a sus columnas de gastos sociales más recursos, sino una mejor redistribución de los mismos, con la intención de beneficiar a la mayor cantidad posible de jóvenes de escasos recursos, especialmente del interior del país, olvidados e inclusive marginados casi siempre por los gobiernos de turno.

Estamos convencidos de que nuestra propuesta es atendible, porque las bases sobre las que se sustenta son razonables, equitativas e inclusive de fácil ejecución, razones que nos hacen creer que será aceptada y puesta en vigencia en la mayor brevedad posible.